Mira Lo Bueno

Fundación María Luisa Piraquive

Incierta composición del nuevo Congreso

Leave a comment

A ocho días de instalarse el nuevo Legislativo, el Consejo Nacional Electoral no ha podido revelar oficialmente los nombres de los senadores y representantes elegidos hace cuatro meses.

Cecilia González Villa
LA NACIÓN, NEIVA

A siete días de instalarse el nuevo Congreso de la República, el domingo 20 de julio, es incierto para el país quiénes integrarán el legislativo del periodo constitucional 2014-2018.
Casi cuatro meses después de las elecciones parlamentarias, el 8 de marzo pasado, el Consejo Nacional Electoral no ha entregado los nombres de los entrantes senadores y representantes.
Para la indefinición en la composición, hay dos explicaciones fundamentales: la primera, las innumerables impugnaciones desatadas después de la Registraduría Nacional informar los resultados del preconteo de votos, que dejó a varios candidatos ‘chilingüiando’.
Unos pujando por entrar y otros, por no dejarse sacar, con diferencias de casi apenas 100 sufragios, en algunos casos.
No obstante, la semana anterior, el Consejo Nacional Electoral entregó algunos resultados definitivos, mientras otros siguen esperando hasta última hora.
A estas alturas, tampoco se conoce de cuál será la suerte de los congresistas huilenses en cuanto su presencia en las comisiones, muchas de ellas, clave a la hora de legislar para regiones como esta.

Otra razón
Y la segunda razón es la tutela fallada recientemente por el Consejo Superior de la Judicatura, que obliga al Consejo Nacional Electoral a recontar una vez más los votos en varias mesas, lo que alargaría la definición de las curules y los nombres de los padres de la patria elegidos.
El reconteo se debe hacer en las meses donde se presentó una diferencia igual o superior al diez por ciento, conforme a lo establecido en el artículo 164 del Código Electoral y relacionados en el apéndice 8 de la tutela interpuesta por Olga Maritza Silva Galeano, Gloria Stella Díaz Ortiz y Carlos Alberto Baena López.
La idea es que antes del sábado 19 de julio debería conocerse la definición de las demandas y el reconteo ordenado, pero lo cierto es que el proceso, como van las cosas, se podría alargar más de lo previsto, y entonces no se sabría con certeza quién se posesionará.

Batallas de Chávarro y Géchem
En ese escenario de incertidumbre, con un ejército de asesores y abogados batallando con ellos por recuperar cualquier sufragio, esté donde esté, han estado y permanecen los actuales senadores Carlos Ramiro Chávarro y Jorge Eduardo Géchem, quienes aspiran a revalidar la credencial, pero hoy las tienen en alto riesgo.
Los congresistas del Partido Conservador y La U mantienen diferencias estrechas con otros aspirantes de la lista a ingresar al Congreso, por eso las diversas versiones sobre que si entran o salen de la siguiente legislatura.
Sin embargo, vale destacar que todo lo que se diga sobre el tema es pura especulación. La verdad oficial de los escrutinios, la última palabra, la tiene el Consejo Nacional Electoral, CNE.

Lo conveniente
Sin embargo, independientemente de cualquier afán de muchos, por verlos por fuera, a Chávarro o a Géchem, definitivamente eso no le haría mucho bien al departamento.
Por unos motivos sencillos y apenas elementales. Es que el Huila a estas alturas no puede darse el lujo de perder representatividad en el Congreso de la República, máxime cuando hay varios compromisos del Gobierno Nacional andando, que necesitan ser empujados por los congresistas.
Serán ellos los encargados de vigilar porque los compromisos adquiridos con el Huila por el presidente Santos en campaña, se cumplan.
Y es que no cabe duda de que será una tarea nada fácil si se tiene en cuenta que de todas maneras, no fue este departamento el que precisamente ayudó a darle la victoria a Santos el pasado 15 de junio en la segunda vuelta.
De todas maneras, eso pesa, y si bien Santos hizo unos compromisos con los huilenses, los congresistas tienen la obligación de vigilar a ojo pelado, que todo lo que se prometió marche como debe ser.
Pero si esa labor se hace manera unida y con más voces alzando las suyas, pues qué mejor. Pero como dice el dicho, una sola golondrina no llama lluvia, luego la salvación de sus curules de Chávarro y Géchem no caería mal a los intereses de la región.
Todo eso sin contar con el tema del posconflicto, del cual no se ha dicho lo suficiente. En este caso, el Huila sí que será clave, pues para nadie es un secreto que esta es una de las regiones más golpeadas por la violencia de tantos años.
Como todo el país sabe, el de ahora será el Congreso con la mayor responsabilidad de la historia porque tendrá que legislar para la paz. Y por supuesto, los congresistas lo que hagan en bloque los congresistas será clave a la hora de decidir.
De manera que perder en estos momentos nada menos que dos curules, sería un golpe muy fuerte para el Huila y todo lo que quiere se pretende lograr para la región.

No es nuevo
Pero más allá de lo que podría ocurrir con las dos curules huilenses que se encuentran en vilo, esto que está pasando con la incertidumbre frente a la conformación del Congreso no es una situación nueva, pues tradicionalmente después de las elecciones se presentan reclamaciones ante el organismo. Lo grave es que ahí no termina el tortuoso camino.
Después de la entrega las respectivas credenciales a los parlamentarios electos, no hay otro camino que recurrir ante el Consejo de Estado para quienes insisten en demandar las curules obtenidas, ya sea por irregularidades que se habrían presentado en las votaciones o porque el elegido, o elegidos, supuestamente está inhabilitado para ejercer el cargo.
Por eso, es previsible que a principios de agosto y una vez declarada la elección del Congreso, inicie la cascada de demandas de nulidad contra varios de los senadores y representantes electos y posesionados.

Caso Huila
De hecho, en el departamento del Huila ya se conoce de dos demandas contra congresistas electos.
Se trata de las credenciales de las representantes Flora Perdomo y Ana María Rincón, a quienes las demandaron los que perdieron frente a ellas y pertenecían a sus respectivas listas.
Los ex representantes, Orlando Beltrán y Héctor Javier Osorio Botello, introdujeron sendas demandas de credencial contra Perdomo y Rincón, respectivamente, tan solo pocos días después de haber perdido las justas electorales.
Osorio Botello hizo lo mismo en las elecciones de 2010 cuando consideró que la curul de la representante Consuelo González era realmente suya. La demanda no le prosperó.
En ese sentido, este es otro de los motivos por los que hasta ahora, cuando apenas faltan una semana para que el nuevo Congreso de la República tome posesión, muchas curules aún no conocen sus dueños.
Pero de prosperar la demanda contra la curul de alguno de los congresistas, en los próximos meses nuevamente el país podría estar asistiendo a cambios en el interior de la corporación, pues mientras algunos saldrían otros volverían a repetir o incluso a estrenar silla en el Legislativo.
De ello hablarán los resultados que se obtengan de las demandas interpuestas ante la Sección Quinta del Consejo de Estado que es donde hacen tránsito los asuntos electorales.

Lo que se espera
Por lo pronto, hay que decir que para empezar está pendiente que las coaliciones, los acuerdos y las alianzas se den para darle paso a la elección del nuevo presidente del Senado de la República.
Sin embargo, al menos por los lados del Partido de la U, el ambiente ya anda bastante pesado como el país lo supo el viernes anterior.
Los senadores Armando Benedetti y Mauricio Lizcano, casi se van a los golpes en la cumbre de la bancada del Partido mientras se buscaba un consenso para escoger el candidato para medir fuerzas con los demás, en la búsqueda de la Presidencia del Congreso.
Eso significaría que por ahora en la U, las cosas se van a complicar en la búsqueda de esa tarea, pues enemistados Benedetti y Lizcano, será muy difícil volverlos a poner de acuerdo, más cuando se dijeron hasta de lo que se iban a morir.

¿Quién es quién?
Entonces, mientras en la U se ponen de acuerdo, y se conocen los nombres de los aspirantes por parte de otras coaliciones, lo único claro que sí se puede asegurar es quién es quién en el Congreso de la República, en este momento. Claro, eso en cuanto a los partidos políticos.
La U, el partido de gobierno, tiene las mayorías en el Congreso lo que significa que ahí el presidente Santos tiene un punto a su favor.
A eso hay que sumarle que en Cámara, los liberales, que hacen parte de la unidad nacional, están bien ubicados aunque en el Senado no tendrá mucha influencia. Y les siguen los otros miembros del ‘santismo’ como Cambio Radical, y algunas fracciones del conservatismo.
El Polo Democrático seguirá haciendo oposición desde la minoría, como viene sucediendo desde hace ya muchos años.
Si se hace cuentas, en el Senado el oficialista Partido de la U tiene la mayor cantidad de senadores, con 21 el Centro Democrático perdió una curul y mantiene 19, igual que el Partido Conservador.
Por su lado, el Partido Liberal cuenta con 17 sillas y Cambio Radical 9. El Polo Democrático, la Alianza Verde y Opción Ciudadana cuentan con cinco curules cada uno.
En conclusión, el nuevo Senado significará para el ‘santismo’, en caso de una eventual reelección, que tendría más de 50 senadores de su lado, es decir mayoría absoluta.
Ahora bien, no se puede dejar de lado la oposición que también ejercerá la llamada derecha con el Centro Democrático, quienes de entrada debutarán reafirmando su animadversión contra el proceso de paz.
En esta oposición estarán con ellos varios sectores conservadores a la que se sumarán algunos legisladores disidentes del Partido Conservador.
También los del Polo Democrático, quienes aunque muchos de ellos respaldaron a Santos en la reelección y creen en el proceso de paz, no comparten muchas políticas de su gobierno, y en eso siempre han sido claros.
En la misma situación estará la Alianza Verde que tomó en segunda vuelta la misma posición del Polo.
Con todo esto, podemos decir que este nuevo Congreso lo que sí contará es con muchos pesos pesados de la política.
Solo basta con hablar de algunos como el mismo ex presidente Uribe, la politóloga Claudia López, quien fue una de las que destapó lo que estaba pasando con el paramilitarismo en Colombia, los ex ministros Horacio Serpa, y Antonio Navarro Wolf, viejos ‘zorros’ de la política.
Asimismo, Iván Cepeda, Jorge Enrique Robledo, entre otros no menos importantes. Sin duda, el presidente Santos no la tendrá tan fácil en el sentido que muchos de ellos no le comerán entero a la hora de estudiar proyectos de ley como el de acabar con la reelección y ampliar los periodos presidencial, de gobernadores y alcaldes, las reformas a la salud, la justicia y al sistema electoral, entre otros.

Los congresistas del Partido Conservador y La U mantienen diferencias estrechas con otros aspirantes de la lista a ingresar al Congreso, por eso las diversas versiones sobre que si entran o salen de la siguiente legislatura. Sin embargo, vale destacar que todo lo que se diga sobre el tema es pura especulación. La verdad oficial de los escrutinios, la última palabra, la tiene el Consejo Nacional Electoral, CNE.

Eso significaría que por ahora en la U, las cosas se van a complicar en la búsqueda de esa tarea, pues enemistados Benedetti y Lizcano, será muy difícil volverlos a poner de acuerdo, más cuando se dijeron hasta de lo que se iban a morir.

Fuente.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s